nanube le da vida al nuevo local de mardelia

Los mercados de abastos están captando la atención de un público que vuelve a apostar por lo artesanal, la cercanía y la calidad y que valora que en un mismo espacio se unan la oferta tradicional de siempre y la de nuevos formatos de negocio, potenciándose sinergias creativas y modernizadoras.

Dentro de esta dinámica, la remodelación de los locales de venta se convierte en una necesidad para satisfacer los cada vez más altos requerimientos de calidad y servicio de la clientela, así como para atraer a ese nuevo público que existe.

En este contexto, nace Mardelia, una empresa dedicada a la producción y venta de marisco heredera de una larga tradición, al recoger el testigo de varias generaciones familiares dedicándose al mismo oficio.

El cambio se materializa con la oportunidad de juntar tres puestos contiguos del mercado de abastos de Santiago de Compostela, en una de las dos naves que actualmente se destina a pescados y mariscos. En el nuevo local, situado al lado de una de las puertas de entrada a la nave, se parte de la premisa de cuidar al máximo todos los detalles, dotando el espacio de elementos diferenciadores, pero al mismo tiempo creando un ambiente que a la gente le resulte familiar.

Por pertenecer al sector alimentario son elevadas las exigencias técnicas y normativas que rigen la intervención y que afectan a todas y cada una de las decisiones del diseño: desde los pavimentos y revestimientos, hasta el mostrador, la iluminación o las instalaciones técnicas, y que se suman, por otra parte, a las necesidades de aprovechamiento y optimización propias de un local de 16 m2.

Se pueden destacar la calidez que proporciona el uso de la madera natural, los sistemas de iluminación LED, tanto decorativos como técnicos, o el impresionante mostrador de acero, dividido en tres zonas para cada tipo de producto: fresco, acuarios de marisco y delicatesen. Igualmente tiene mucho protagonismo la cetárea de crustáceos, un vivero con capacidad para 2.000 litros de agua de mar.

En esencia, un local sencillo y jovial que esperamos contribuya a reforzar el encanto del Mercado de Abastos de Santiago. Una apuesta con la que Mardelia nos habla de continuidad y de futuro, y en la que con desenvoltura nos reciben con una prueba del mejor marisco del Salnés.